El Agua es Vida!!

El Agua es Vida!!

ANTES DEL LUNES,, Lo Nuevo de Héctor Acosta "EL TORITO"

¿Estás Pensando Solicitar Visa Americana?, ¡Pues, Cuidado con los que Publicas en tus Redes Sociales!

Si el trámite para solicitar una nueva visa de ingreso a Estados Unidos era ya de por sí algo tortuoso, los cambios que acaba de introducir el Departamento de Estado lo volverán aún más complejo y, para algunos, invasivo.

A partir de ahora, toda persona que solicite una visa de inmigrante o no inmigrante tendrá que suministrar los nombres que usa –o ha usado– en las redes sociales más populares como Twitter, Instagram y Facebook, al igual que correos electrónicos y números telefónicos.

La medida, que ya entró en vigencia, fue anunciada el sábado por el Departamento de Estado y ya se refleja en los nuevos formularios. En total se estima que anualmente al menos 700.000 solicitudes para visas de inmigrante y casi 15 millones en el caso de las de no inmigrante se verán afectadas. Eso incluye las visas de turista, estudio, negocios, al igual que las de trabajo o por vínculo familiar.

De hecho, prácticamente todas las personas que requieran visa para EE. UU. tendrán que aportar esa información. Solamente serán excluidas las visas para diplomáticos y/o funcionarios de otros países.

“La seguridad nacional es nuestra prioridad número uno cuando adjudicamos aplicaciones de visa, y a cada prospecto de visitante o inmigrante que viene a EE. UU. se lo somete a un proceso muy riguroso. Siempre estamos buscando maneras de mejorar nuestro proceso de revisión para proteger a los estadounidenses mientras respaldamos los viajes legítimos a EE. UU.”, dijo el Departamento de Estado.

El nuevo formulario requiere que se suministren los nombres en redes sociales, teléfonos y e-mails de los últimos cinco años, y advierte que proporcionar información fraudulenta o incompleta puede conducir a la negación de la visa.

Si el trámite para solicitar una nueva visa de ingreso a Estados Unidos era ya de por sí algo tortuoso, los cambios que acaba de introducir el Departamento de Estado lo volverán aún más complejo y, para algunos, invasivo.

A partir de ahora, toda persona que solicite una visa de inmigrante o no inmigrante tendrá que suministrar los nombres que usa –o ha usado– en las redes sociales más populares como Twitter, Instagram y Facebook, al igual que correos electrónicos y números telefónicos.

La medida, que ya entró en vigencia, fue anunciada el sábado por el Departamento de Estado y ya se refleja en los nuevos formularios. En total se estima que anualmente al menos 700.000 solicitudes para visas de inmigrante y casi 15 millones en el caso de las de no inmigrante se verán afectadas. Eso incluye las visas de turista, estudio, negocios, al igual que las de trabajo o por vínculo familiar.

Nueva visa y prueba de civismo: propuestas de Trump para ir a EE. UU.
Estados Unidos vs. Irán: ¿se acerca una guerra?
Donald Trump lanzará su campaña de reelección el 18 de junio
De hecho, prácticamente todas las personas que requieran visa para EE. UU. tendrán que aportar esa información. Solamente serán excluidas las visas para diplomáticos y/o funcionarios de otros países.

“La seguridad nacional es nuestra prioridad número uno cuando adjudicamos aplicaciones de visa, y a cada prospecto de visitante o inmigrante que viene a EE. UU. se lo somete a un proceso muy riguroso. Siempre estamos buscando maneras de mejorar nuestro proceso de revisión para proteger a los estadounidenses mientras respaldamos los viajes legítimos a EE. UU.”, dijo el Departamento de Estado.

El nuevo formulario requiere que se suministren los nombres en redes sociales, teléfonos y e-mails de los últimos cinco años, y advierte que proporcionar información fraudulenta o incompleta puede conducir a la negación de la visa.

"Siempre estamos buscando maneras de mejorar nuestro proceso de revisión para proteger a los estadounidenses mientras respaldamos los viajes legítimos a EE. UU".

En marzo del año pasado, EE. UU. había comenzado a aplicar estas mismas medidas, pero solo a personas que procedieran de zonas de mundo donde hay gran presencia de grupos terroristas.

En su momento, la Unión para las Libertades Civiles Americanas (UCLA) catalogó la medida de ineficiente e invasiva, pues no existe evidencia que este tipo de monitoreo pueda detectar a posibles criminales y se podría prestar para "castigar" a alguien por expresar lo que piensa.

Las medidas hacen parte, además, de la política de 'investigación extrema' (extreme vetting) que comenzó a implementar el presidente Donald Trump cuando asumió la riendas de la Casa Blanca y también contempla la suspensión de visas a personas provenientes de ciertos países, en su mayoría de origen musulmán.

SERGIO GÓMEZ MASERI 
Corresponsal de EL TIEMPO